• gusanosdelamemoria

Poemas en Tu'un savi de Fernanda Lorenzo Ortiz

Updated: Dec 9, 2021

Fernanda Lorenzo Ortiz*

Fotografía: Autora

Ììn kùìyà


Kùtoo ka ví kusíkí y xi´in na sí´i vali

ta kùu ndixa va ya,

ndá´ayu tye´ele núún ña túùvi:

“ndikoo ndekoún, ndikoo ndekoún ta kù’ún xi´in ñà´a kuxi na ikú”

Ñà´a vali ísiki y kú: yoóso, tìxà´àn, xìyó, kìsi, tun katyi´i, yoo tìkui.

Ñu´un ñà táva ndi xi´in kù´ùvi kuatyi vali y ísikí ndi sata ve´e kán

sánà´à ñà yù´ù ndeko y ta ke´e y ña´a kuxi na ve´e y.

Koo iyo katá nìxìyoo,

múnù kán ra iví lo´o va nduu a

xáku ka ví a in ñuu in nduví tyi koo ndosó si´i a tyityin a.


Ve´e nú ka´ávi ra nána tyì´ìyò xìni saa ká´án na xi´in,

yàkùà ka ví tòtò y

níí ka ví ta yooli ká´an na xi´in.


Tìndaa in kìví: ¡xà va´a, nìya´a ní kia!

xa´a tyala y xínunuu ña inií iíví

Ka´avi va´a y ta ndeko y ñuu Koo Kuii Lo´o,

ndi su ndà in na kó kándixa yù´ù,

ndakú ka tu´un na xìkùa´a va

nú koo tu’un yó si´i.




Nueve años


La fantasía de jugar a la comidita con otras niñas

se volvió realidad,

canta el primer gallo de la madrugada:

“levántese a moler,

levántese a moler y acarree bocados al campo”.

Mis juguetes:

metate, cazuela, comal, ollas, cuchara de madera, jarrón de agua.


Aquella fogata que solía poner afuera de casa con mis primas,

me inculca la costumbre de moler y cocinar para la familia.

Nada es igual,

el muñeco se transformó en un niño,

llora día y noche porque mamá no tiene leche.


En la escuela me dicen señora trenza nido de pájaro,

mi ropa encarecidamente sucia,

mi cuerpo delgado le apodan violín.


Un día: ¡hasta aquí, ya basta!

mis pies descalzos recorren el mundo

vuelvo como profesionista del pueblo de la Serpiente Verde,

pero nadie cree en mí,

prevalece el consejo de ancianos

donde las mujeres no tenemos palabra.



Nà si´i


Iyo nà xalu ve´e ñà koo tááku

nú vìkó xà´à sándùxìn na ñà ìvà ini nà

ti xìkui xikui´ina ri iki kuñu nà,

ti tìmása ndeso ndi´i ri ñu´ún na

vitin xá´an nà nú ndatu´u ta´an na xa´a in tyíñu ñà iyo nú ñuu, ndí su kúvi ka´an nà;

lo´o ki´ivi tu´u na tixin tyiñu iyo ve´e nú ka´avi na vali, ndí su túvi nùú na;

ndà taa lòsò kán xa´anda ndà ndixin na,

sàkuútyi nda na ñà kandíxa na ka´an ndà,

síkua´a na tìkui nùú na xi´in xíní ñúún,

ndéko na kixin ñà sikua´a na ña´a vali so´o,

nìkuu ní taáxin nà,

in xika kuu so´o na ndukun na nú ndiki´in na mií na,

síndeko na ini nà xi´in yaa nda´avi Tu´n Savi,

te´e xi´in tyàala tyu´ún di´i ñà satixu´uvi nà

va´a ka koo xáni ini ka na ñà koo kuatyi xa´a na.


Mujeres


Viven en el ombligo de la casa sin sentimientos,

en la nube gris entierran sus amarguras

los zorros se empoderan de sus cuerpos,

las gallinas ciegas las despojan de sus tierras

en las asambleas comunitarias asisten,

pero son mudas;

su voz brota en los deberes de la escuela,

pero son ciegas;

los hombres de garabatos les cortaron las alas,

las bautizaron dóciles sometidas al mandato del intolerante,

tejen sus llantos en los sombreros de palma,

martajan barros para sus utensilios,

salvajemente son magulladas,

vagabundas buscan refugio,

serenan su pecho con las canciones en Tu´un savi,

las costras y cicatrices miden el testimonio de una dolencia:

han dejado de creer en la justicia.


Savi


Tu'un Savi kú ityí xika y

Tu'un Savi kú ñà xíxi y

Tu'un Savi kú tìkòtò y

Tu'un Savi kú ma'ana y

Tu'un Savi kú tàkù kuuñu y

Tu'un Savi kú ñà tó’o y

Tu'un Savi kú ñà su'un nùú ita na xìí y

ta ndùtà ñà ini yu'ú se'e y.


Lluvia


La palabra de la lluvia es mi camino,

la palabra de la lluvia es mi alimento,

la palabra de la lluvia es mi vestimenta,

la palabra de la lluvia es mi sueño,

la palabra de la lluvia es el color de mi piel,

la palabra de la lluvia es mi respeto,

la palabra de la lluvia es la ofrenda de mis abuelos

y florecerá en la boca de mis descendientes.


Yó'ò

I

Tá xà táaún

nùú tutún ñánu'u

nda nùú itún ki'iún ñu'un;

xa'a tutún tyikaún nú ñu´un

ná ni'iún nú ye´e tio´o.


II

Sánduva

yùú tín xìyóún,

ná ko'o a

tiaxá nú yosoún.


Amada

I

Si pones

la punta de la leña a la lumbre

atraparás el fuego hasta la cima del árbol;

mete el tronco al fogón por el pie

para que encuentres el esplendor en la raíz.


II

Acuesta

las piedras que sostienen tu comal,

que beban

el agua de tu metate.



*Originaria de Couilotlatzala, Municipio de Metlatónoc, Guerrero; pertenece a la cultura Ñuu Savi. Licenciada en Derecho del Centro Universitario del Pacífico Sur, fue secretaria en atención juvenil del Comité Ejecutivo Estatal de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos; fundadora de la Asociación Civil “Na ka´an xa´a na nda´avi (organización de defensa indígena). Culminó dos diplomados: Proceso penal acusatorio y oral; Derechos Humanos de pueblos, comunidades indígenas y afromexicanas. Certificada como intérprete traductor en los servicios legales con enfoque de justicia social; actualmente se encuentra cursando la maestría en Desarrollo Comunitario e interculturalidad, en el Instituto de Investigación Científica Humanística social y Postrado de la Universidad Autónoma de Guerrero.


2,593 views0 comments