• gusanosdelamemoria

Poemas en idioma tseltal de Antonio Guzmán Gómez

Antonio Guzmán Gómez*

Fotografía: Autor

I

K’alal mato ay ta sbalum-a

te sbak’ sit ixime,

ya stajintes xojobal ta ch’ulchan.


Ta tsantsewal a kojtal

sok la spasbe yelaw tokaletik,

jich bit’il ch’in keremetik ya x-atejik ta ja’al.


Te sni’il milawal sts’utoje

wil sok te tulan ik’e

jich la swijk’esbe sit te wayal k’altike

ta sk’ajk’al sk’ab

ya xlok’ xojobal te k’aale.


I

Cuando la semilla del maíz

no estaba en la tierra,

jugaba en el cielo a encender su luz.


Bajó con el relámpago

y dio forma a las nubes,

como niños que labran la lluvia.


Su espiga de lanza traviesa

voló con la tormenta

y despertó a la milpa dormida

con las manos de fuego

que desborda el sol.

II

Yakalontalel ta sts’unel lekilal

ta yalan yok witsetik.

Te yip stulanil ja’al ya sts’un te cholol chol sts’unubile

ya xlup’inon jachel,

te kok jk’abe ya la jlok’uk ta sba jamal k’inal.


Te najtil kabenaleltake

ya x-a’yanik sok te ik’e,

te a la tutin jbak’ site,

k’ajtaj ta k’anal iximetik.


Te ts’utoje la spukla sba ta bayuknax,

te jbak’etale k’ataj jachel ta ixim,

sok ta yutsil a’tel,

la sk’ut sba swenta yu’un uch’bal te winike.


II

Vengo sembrando milagros

al pie de las montañas.

La fuerza del agua labró mis surcos

y con profundas raíces,

mis tallos se forjaron sobre el campo.


Mientras mis hojas alargadas

dialogaban con el viento,

mis semillas diminutas,

se vistieron de amarillo entre la milpa.


La espiga se esparció en todas direcciones,

mi cuerpo tomó forma de mazorca,

y al ritmo del trabajo,

se desgranó para alimentar al hombre.

III

Te jna pasbil ta tone

te ay yawal sts’unub yosetik.

Te ya xlok’ sejk’arakub

te ya snup’ sba tal tokaletik,

ya sbon te yelaw ch’ulchane.


Te xojobal ts’utoje ya sjel sba ta k’aal,

yich’ojtal chajpal chajp sbak’ ixim:

Tsajal ch’ich’,

K’anal k’aal,

Yaxal ch’ulchan

Sok ijk’ ajk’ubal.


Ya xk’ot ja’al ta sk’ab

xyaxal yu’un mayo,

ya xch’i te ixime ya slekubtes jkuxlejaltik

sok ya stinan yabenaltak,

ya sts’ibube stalel xkuxlejal te Américae.


III

En mi casa de piedra

hay un huerto de dioses.

Nace ahí el arcoíris

y emergen las nubes,

que tiñen el cielo.


Sus espigas luminosas cruzan el tiempo,

traen semillas de todos colores:

rojo sangre,

amarillo sol,

azul firmamento

y negro noche.


Llega la lluvia con sus manos

transparentes de mayo,

crece la milpa forjando la vida

e inclinando sus hojas,

escribe la historia de América.

lV

Te ch’in keremetike ya snak’ sbaik

ta xcholol chol sbeelal k’altik.

Ya sk’ayintabeik xch’ab te xme’chuntakike

k’anuk ta ya xjak’betik sk’op te xch’ich’elike.


Te namey azarone

ya snijkes sp’ejel lum k’inal,

ya stoybe moel yik’al xyaxal

te lekil ixime.


Ya x-animajik sok ya stsejinik,

ya xachi’k moel sk’abik ta ik’

ta xcholol chol k’altik te ma’yuk slajibale.

Tsalal tsal wayichimal,

te ya yich’ jachel sbak’etal

ta sjoyobal k’aal.


IV

Los niños se esconden

entre los surcos de la parcela.

Cantan la oración de sus ancestros

como un eco vibrando en su sangre.


El antiguo azadón

cimbra la tierra,

elevando la frescura

noble de la milpa.


Corren y ríen,

alzan sus brazos al viento

a los surcos infinitos.

Laberintos de sueños,

que forjan su cuerpo

en el círculo del tiempo.

V

Laik apisilik ta tajimal,

ya jwaj jbatik sok sbak’ ts’unubil

te ajk’ubale wik’il sit.


Te xmechun ch’ulchane,

ya yajtaj ek’etik

jich bit’il sbak’ ixim.


Ta yanil smajkil sakubel k’inal

animajokotik bit’il te’tikil chijetik,

kijkita kejtaltik ta xojobal k’ajk’

sok te swayech ixime,

ya jtijtik jachel te jamal k’inal yu’un te balumilale.

V

Vengan todos a jugar,

a regar con semillas

la noche despierta.


La abuela del cielo,

contará las estrellas

como granos de maíz.


Bajo el manto del alba

corramos como venados,

dejando huellas en la estela de luz

y con el sueño de las mazorcas,

vamos a despertar los campos de la tierra.


VI

Yantik wayichimal ya sluch sba ta ch’abal k’inal

ya sk’utbe slekilal te nak’al ixim ta k’atilke,

te ta yolilal sbak’etal te jmetik ue.


Sak jaman xyaxal ch’ulchan

te ya yak’ ta ilel te bee

pasbil ta ja’al sok ta sbak’ ts’unubil,

ta swenta x-a’tej ta lum k’inal.


VI

Otros sueños se tejen en silencio

desgranando los secretos de la milpa,

en el seno maternal de la luna.


Cosmos de trasparente azul

que guía el camino

hecho de lluvia y semillas,

para labrar la tierra.


*(1982) Vive en San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, hablante tseltal de la variante de Tenejapa. Ha publicado poemas en: Nuestra Sabiduría, revista multilingüe (CELALI, 2007); coautor del libro “La Fuerza de la Tierra” (Taller literario Bertolt Brecht, 2004). Es coautor del libro “Sab Xojob” / “Vapor de luz” (antología poética, 2007), autor del ensayo “Narrativa tsotsil de Mikel Ruiz”, publicado en el suplemento cultural Ojarasca, La Jornada, 2016. Autor del libro de poemas “Kuxinel bit’il k’ajk’” / “Vivir como fuego” (2017), coautor del libro Ts’unun: los sueños del colibrí, poemario en cuatro lenguas de Chiapas: Chol, tsotsil, zoque y tseltal (2017); ha publicado poemas en la Revista Marcapiel, revista digital Merida, Yucatan (2018). Ha publicado poemas y el ensayo: “El haikú en tseltal”, en la Revista Documentos Lingüísticos y Literarios de la Universidad Austral de Chile, (2018). Es coautor del libro “Anhelo de reposo” (antología poética, 2019). Y autor del libro Xch’ulel Balam / “Kuxinel bit’il k’ajk’ ”Espíritu Jaguar / “Vivir como fuego” (2021).


91 views0 comments